miércoles, 15 de mayo de 2013

Un cambio radical.

Era un sábado de finales de Marzo, estaba desesperada, tenía que pagar el alquiler del piso, ya hacía varios meses que no tenía dinero para pagarlo, si no pagaba me echarían a la calle el lunes y me encontraría sin dinero y sin un sitio para vivir. 

Yo tengo diecinueve años un cuerpo bastante definido, soy alta delgada, rubia y con ojos azules, hija de padres suecos divorciados, hace 7 años que vivo aquí en España. 

Como últimamente lo tenía tan difícil para encontrar trabajo decidí coger mis ahorros y marcharme a Francia, concretamente a Cannes, me habían ofrecido un puesto de trabajo en la recepción de un gran hotel, y decidí aceptar, no me fue difícil adaptarme ya que hablaba cuatro idiomas, entre ellos el francés, eso me permitió tener mi propio apartamento y vivir de una forma cómoda.  Por mi inexperiencia no me di cuenta que mi contrato era temporal y finalizaba en Enero y desde entonces he estado viviendo de mis ahorros a la espera de encontrar otro trabajo, pero me es muy difícil pese a mis idiomas. 

Aquella mañana de sábado me levante de la cama y me fui a dar un paseo por la playa, cuando iba andando inmersa en lo que pasaría si no pagaba el alquiler, se me acercaron dos chicos, uno de ellos jovencito y otro un poco mas mayor, pero muy educados ambos, me dijeron que si no me importaba contestar unas preguntas y que ellos me irían grabando con una cámara  accedí y comenzaron a hacer una pregunta tras otra, hasta que fueron cambiando la conversación a temas de sexo. En un momento dado me propusieron tener sexo con el mas joven a cambio de dinero, al principio me sentí ofendida, pero después reaccione y tuve curiosidad por saber que me ofrecían  les deje hablar, comenzaron ofreciéndome seiscientos euros, yo me tenía que acostar con el chico joven mientras el otro chico me gravaba  yo le dije que consideraba que era muy poco dinero, que por esa cantidad no iban a encontrar a nadie que se dejara grabar mientras la follaban, ellos me dijeron que la grabación no la harían publica, pero yo estaba segura que si, que después la venderían,  hablaron entre ellos y me ofrecieron ochocientos euros, yo me volví a negar, y esta vez fui yo la que puse un precio y les pedí mil quinientos, ellos se negaron, pero yo necesitaba muchísimo aquel dinero y hubiera aceptado los ochocientos euros, me ofrecieron hacerlo por mil doscientos, así que accedí sin pensármelo mucho, mi condición fue el uso de condón, me dijeron que no que no se correría dentro de mí, al final accedí. Fuimos para el apartamento, había cámaras, luces, etc,, todo preparado para comenzar a gravar. Tenía que entrar a la sala como si fuera a una entrevista de trabajo, un trabajo serio, me habían dado una ropa para que me cambiase, una faldita cortita de colegiala una camisa blanca, y unas gafas... al final de la entrevista el me insinuaba que quería hacer sexo conmigo a cambio de dinero, yo tenía que poner cara de ofendida, luego me ruborizaba y cuando me daban el dinero yo dudaba si aceptarlo o no, el otro chico seguía grabando. 

No me fue difícil meterme en situación, el chico era muy guapo tenía un pene enorme, depiladito, me corrí dos veces, una de ellas mientras hacíamos un 69, lo hicimos de todas las maneras, menos por el culito. Estuvimos unas tres horas grabando, cuando acabamos me pagaron lo acordado y me quisieron invitar a comer, yo agradecí la invitación pero cogí el dinero y me marche para casa. Aquella noche pensé lo fácil que me había sido conseguir el dinero que tanto necesitaba y comencé a indagar por Internet  hasta que contacte con una Madame, que necesitaba señoritas un tanto especiales para clientes de alto standing, después de conocerme y un corto periodo de aprendizaje a su cargo, hoy trabajo para ella, mis clientes son hombres maduros muy ricos y educados, cuyo principal interés es presumir de compañía femenina, muy bien vestidas y elegante, en el Gran Casino de Montecarlo, fiestas y recepciones, para luego llevarlas a su yate o a un lujoso hotel, una vez a solas su principal interés es que seas femenina y sensual y verte desnuda, la mayoría son pésimos en la cama duran como mucho cinco minutos y acaban destrozados roncando como leones. Me pagan muy bien, y  los regalos y las joyas son frecuentes, así que los próximos tres años seguiré trabajando así  y con el dinero que vaya ahorrando, volveré a vivir a España de una manera desahogada....

2 comentarios:

  1. Gracias Tloque Nahuaque, me alegro que te guste, y te animo que sigas visitando mi blog.
    Un besito

    ResponderEliminar