domingo, 14 de febrero de 2016

February 14

Lo abordó en la suite presidencial con agilidad felina. De pronto se vio desnudo sobre la moqueta. Sentada sobre sus muslos, la atacante se desprendía de toda vestimenta. Bajo la capucha, dos grandes ojos inundados en lujuria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario